Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Noticias:


Autor Tema: notas para un curso de iluminación, III  (Leído 2685 veces)

Desconectado Varjack

  • Profesional
  • *****
  • Mensajes: 2626
notas para un curso de iluminación, III
« en: Agosto 27, 2008, 19:30:23 »
De la gama tonal
El contraste de la escena depende del contraste propio de las figuras y del contraste de iluminación. El contraste propio de las figuras es el debido a la diferencia entre sus tonos claros y oscuros. El contraste de la iluminación es el debido a la falta de uniformidad de la iluminación de la escena.
Rara vez encontraremos figuras cuyo contraste propio sea de más de 5 pasos. Los blancos más puros tienen una reflectancia máxima del 90% mientras que los tonos oscuros andan por el 3%.
El contraste de iluminación depende de los focos que tengamos. En condiciones de iluminación natural, un sol directo en una plaza con una terraza bajo toldo podemos encontrar 6 pasos como mucho pero son situaciones excepcionales. Los contraste de iluminación natural más típicos se mueven por los 3 pasos.
La piel tiene una reflectancia sobre el 40%. 1 paso y medio por debajo del blanco típico.
Al colocar la figura bajo la luz se suman los contrastes. Si una figura con una diferencia entre claros y oscuros de 2 pasos se coloca en un ambiente luminoso con un contraste de 1,5 pasos el contraste final que puedes esperar es de 3,5.
En la copia y el negativo, donde no puedes hablar de reflectancias, hablamos de luminosidad. La luminosidad se escribe con la letra L y un asterisco L*. Es un número que va de 0 a 100. La luminosidad del blanco límpio del 90% es L* 96. La de la tarjeta gris de kodak 49'5. La de la piel oscila entre 60 y 70. La luminosidad de un negro de imprenta 9 si midieramos un papel impreso con una tinta de calidad. El 3% del negro de cine que toma kodak como referencia de negros vale L* 20, si bien visualmente son posibles valores menores. En el esquema teórico “perceptual” establecido por el International Color Consortium al negro máximo que podemos considerar se le asigna arbitrariamente una L*1.
La técnica fotográfica consiste en traducir los tonos de la escena a la imagen. Para ello tienes que conocer como responde tu material sensible, al que llamaremos película independientemente de que lo sea o de que se trata de un sensor de estado sólido como los empleados en vídeo o fotografía digital.
En la escena tienes que buscar seis grupos de tonos marcados por tres puntos de referencia. Tus referencias son: allí donde en las sombras ya dejas de ver textura (detalle), allí donde en las luces dejas de ver detalle, quedando solo blanco plano, y un tono medio. Estos puntos se llaman límite de negros, límite de blancos y gris medio.  En tu película debes conocer donde aparecen estos límites. Para ello fotografía un gris a todas las exposiciones posibles y marca las fotos cuya L* sea 96 (límite de blancos), 1 (límite de negros) y 50 (gris medio).
Los seis tonos delimitados por los puntos son: alrededor del tono medio están las medias tintas claras y las medias tintas oscuras. Las medias tintas clara son los tonos un poco más claros que el medio, que también se llaman primeras luces. Las medias tintas oscuras son los tonos algo más oscuros que el medio. También se llaman primeras sombras. Los tonos más claros que las primeras luces y que están por debajo del límite de blancos con las segundas luces. El extremo superior de las segundas luces, las que tocan el límite de blancos son las altas luces. Tonos muy claros pero en los que aún pueden encontrarse vestigios de detalle. Por encima del límite de blancos están los blancos. Por debajo de las primeras sombras están las segundas sombras. Valores oscuros en los que tenemso detalle. El extremo inferior de las segundas sombras son las sombras profundas, son los tonos en sombra en los que casi perdemos el detalle y la textura y tocan con el límite de negros. Por debajo del límite de negros están los negros. Tonos planos sin detalle.
Son por tanto seis tonos, desde los negros a los blancos: negros, segundas sombras, primeras sombras, primeras luces, segundas luces y luces.
En el sistema de zonas las medias tintas  son las zonas IV, V y VI. La zona VII y VIII son las segundas luces mientras que las III y II son las segundas sombras. La zona I marca el límite de sombras y la zona IX el límite de luces.
Hay cuatro gamas tonales. La de la escena, la de negativo, la teórica del modelo de trabajo digital y la de la ampliación. Los tonos de la escena pasan por estos cuatro estados hasta llegar a la copia. En el trabajo del laboratorio digital, donde solo hay números, no tonos visuales, se establece un modelo de trabajo abstracto basado en la luminosidad que se asigna así: límite de negros para el L* 1 (zona I), gris medio L* 49,5 (a menudo aproximado con L* 50)(Zona V), límite de blancos L* 96 (Zona IX). Aunque el valor L*1 es artificial se emplea para “montar” estos tonos sobre el negro máximo del medio de ampliación. Por ejemplo, si imprimimos con un papel de calidad cuyos negros están al 1%, que corresponde a una L*9 los programas de ampliación asignan a este L*9 el valor L* 1. Es lo que se llama “compensación de negros” y aunque es una idea original de Adobe se ha extendido como estandar de hecho para trabajar la fotografía digital.

Tu fotómetro tratará todo tono como si fuera un tono medio de aproximadamente L*50, la zona V del sistema de zonas. Si mides sobre un blanco y fotografías usando esa medida, el blanco aparecerá gris. Por tanto deberías abrir el diafragma para aclararlo. Igualmente sucede con los negros: se aclaran, por lo que hay que oscurecerlos cerrando el diafragma. Así, el diafragma y el obturador te permiten “colocar” los tonos de la escena dentro de los tonos de la imagen. Lo claro u oscuro que queden los colores en tu foto no depende de la luz que hubira en la escena, sino del ajuste de exposición que hiciste. Un medio día a pleno sol puede hacerse lóbrego. Una crepúsculo sin sol puede hacerse luminoso.

El tono que adquieren las cosas en la escena depende de su color y de la luz bajo la que esté. El tono que adquieren las cosas en la foto depende del tono que tengan en la escena y del ajuste de exposición que hagas. El blanco de la figura que está junto a la venta es claro por el lado de la calle y oscuro por el lado de la habitación. Así todo tono puede modificarsea endos direcciones: aclarao u oscurecido. Cuando el blanco está oscurecido y el gris está aclarado puede aparecer blanco el gris y gris el blanco. Por tanto todo tono es relativo a la luz bajo la que está. ¿En qué zona queda entonces la piel? Depende del lado de la ventana en que esté ¿Es siempre unblanco zona VIII? Depende de si está del lado de la calle o del de la habitación. No tiene sentido asignar tonos a las zonas porque rara vez una escena está iluminada uniformemente.

Para conocer como interpreta tu cámara, tu película, la gama tonal de la escena tienes que saber su latitud. Latitud es la diferencia entre el blanco con detalle y el negro con detalle que da tu cámara. Haz esto, mide una tarjeta gris y exponla con al medición. Ahora expon para todas las combinaciones posibles de diafragma y obturador. Coge la foto expuesta según el fotómetro de mano. Esa es tu referencia para la sensibilidad. Ahora coge las fotos en las que el L* del gris vale 1 y 96. Esos son los negros con límites de blancos y de negros. Mira cuantos pasos hay entre ambos y esa es tu latitud. Mira cuantos pasos hay entre la foto del gris medio que tiene L*50 y la de L*96. Ese es tu margen de blancos. Mira la del L*1 y la del L*50, ese es tu margen de negros.
La latitud es la diferencia que soporta la pelícual entre blancos y negros. No lo confundas con el rango dinámico que es la diferencia entre la respuesta del material sensible. En el caso de la película el rango dinámcio sería la latitud multiplicada por la gamma.
 Nunca dejes que tus blancos superen el límite de blancos porque se quemarán. Nunca dejes que tus negros superen el límite de negros.
Para mejor trabajar, al hacer la prueba coloca una tarjeta gris y otra blanca. Para tener unos valore smás realistas mira en qué foto la tarjeta blanca adquiere el valor L*96. La diferencia entre esa y la del gris al L*50 es el margen del que no te deberías mover nunca para no quemar los blancos. Este margen de trabajo es el margen de maniobra que de verdad tienes.

Tu cámara no ve como tus ojos. Allí donde tu ves detalle la cámara ya lo perdió. La diferencia no es porque tus ojos tengan más latitud que la cámara sino porque percibimos el contraste diferencial de distinta manera. Allí donde hay más diferencia tonal entre tonos adyacentes vemos más detalle, vemos volumen, vemos textura. Los fabricantes crean el material sensible de manera que la apreciación del contraste sea mayor en los tonos medios que en las luces y sombras. Esto se parecia en que la curva de respuesta del material sensible está más inclinada en las partes medias que en los extremos.  Esta diferencia de contraste hace que la separación tonal de la película sea mucho mayor en los tonos medios captado (los que han quedado por la parte central de la respuesta de la película, que se controlan con el diafragma y el obturador, no los tonos medios de la escena, que dependen de la luz y la reflectancia de cada objeto). Así en los tonos oscuros y claros la película ve de distinta manera el detalle que nuestros ojos. Iluminar es, en gran manera, conseguir que la cámara vea como nuestros ojos.


Desconectado Llau

  • Avanzado
  • ***
  • Mensajes: 57
    • Aprender a Iluminar
Re: notas para un curso de iluminación, III
« Respuesta #1 en: Septiembre 26, 2010, 20:58:18 »

La piel tiene una reflectancia sobre el 40%. 1 paso y medio por debajo del blanco típico.


Mmmm... , esto depende del tipo de piel. Has de pensar que los tonos son variados. Por ejemplo los negros no creo que tengan una reflectancia del 40%.  :D

Muy buena explicación..., da gusto leerte..  ;)

Saludos.

Desconectado Llau

  • Avanzado
  • ***
  • Mensajes: 57
    • Aprender a Iluminar
Re: notas para un curso de iluminación, III
« Respuesta #2 en: Septiembre 26, 2010, 20:59:36 »
Mmmm... , esto depende del tipo de piel. Has de pensar que los tonos son variados. Por ejemplo los negros no creo que tengan una reflectancia del 40%. Mejor indicar que se trata de una media según la tonalidad del individuo.  :D

Muy buena explicación..., da gusto leerte..  ;)

Saludos.

Desconectado Varjack

  • Profesional
  • *****
  • Mensajes: 2626
Re: notas para un curso de iluminación, III
« Respuesta #3 en: Septiembre 27, 2010, 09:25:04 »
Mmmm... , esto depende del tipo de piel. Has de pensar que los tonos son variados. Por ejemplo los negros no creo que tengan una reflectancia del 40%.  :D
Sobre el 20%. La piel negra es prácticamente gris medio 18%, la piel blanca entre medio y un paso más clara.