Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
 

Noticias:


Autor Tema: Recomendaciones para un viaje al Ártico  (Leído 4234 veces)

Desconectado ALFREDOII

  • Experto
  • ****
  • Mensajes: 274
  • Observando.. para aprender y construir
    • alfrefotos.blogspot.es
Recomendaciones para un viaje al Ártico
« en: Junio 18, 2011, 00:23:09 »
Estiamdos compañeros/as del foro:

   El 23 de Julio, emprendo un viaje al Polo Norte y alrededores con el fin de captar la esencia del lugar y de sus habitantes antes de que se extingan para siempre, por eso queria preguntaros que me aconsejais para dicha travesia

 Por cierto, ando en busca de una funda térmica para la cámara y que me sirva para mejorar o al menos ampliar un poco las temperaturas establecidas para su funcionamiento y para evitar que se congele lo que es el cuerpo o las baterias de la misma.

El equipo que me dispongo a llevar es:

  Funda Lowepro: Contiene 1 objetivo 70-300, 1 objetivo 18-200, 1 objetivo macro y 1 17-50( este último es dudoso) y el cuerpo de una Nikon D90 (Bateria de Litio)
  Tripode de marca Velpon
  Cámara Fujifilm FinePix S100 con funda de National Greographic (Baterias de litio)


Agredeceria cualquier sugerencia en todo pero especial y urgentemente en lo referente a la funda térmica no para guardar sino para usar el momento de fotografiar

  Gracias anticipadas

     Alfredo II


PD: Siento mucho lo de urgente pero en mi lugar de residencia no las tienen por eso si alguien sabe algo me gustaria que lo comentase para poder pedirla y evitar una congelación de la camara en el Polo


« Última modificación: Junio 21, 2011, 17:11:01 por ALFREDOII »

Desconectado YonnyMestampo

  • Recien Llegado
  • *
  • Mensajes: 4
Re: Recomendaciones para un viaje al Ártico
« Respuesta #1 en: Agosto 07, 2012, 14:35:43 »
Lo primero que te recomendaría es que pilles un grip para la D90 y muchos juegos de pilas AA. Por las temperaturas no te preocupes, en verano no son tan extremas, seguirán siendo bajo cero pero nada demasiado para la cámara. Si la temperatura es de -10ºc va a funcionar perfectamente. Todos los juegos de pilas los llevarás en bolsillos a la altura del pecho y axilas en la capa de ropa más pegada al cuerpo para que se mantengan siempre calientes, aún así te durarán menos de lo normal cuando estén en la cámara que repito tampoco te preocupes mucho por la temperatura de esta, porque incluso si tu crees que hace mucho frío la cámara lo soportará. Lo que no soportará son cambios bruscos de temperatura. No te metas la cámara por dentro de la ropa mientras caminas en el exterior y la saques para hacer fotos y la vuelvas a guardar etc, porque esta necesita funcionar a temperatura ambiente. Si llegas fuera y entras en algún sitio donde la diferencia de temperatura es de 30º tendrás que esperar hasta que notes que la cámara deja de estar helada.  Y en cuanto a los objetivos, la verdad es que yo no me llevaría ningún zoom porque si se congelan es un poco basto girar el anillo mientras escuchas el hielo romperse. Pero infórmate de las temperaturas que vas a tener antes y decide. Ya te digo que rondando los 0º no va a pasar nada. Si son -30º entonces no vas a tener muchas ganas de hacer fotos tampoco.

Desconectado ott

  • Junior
  • **
  • Mensajes: 30
    • Página personal
Re: Recomendaciones para un viaje al Ártico
« Respuesta #2 en: Agosto 20, 2012, 09:13:39 »
Hola,

hace tiempo escribí un post en un blog de fotografía sobre este tema. He tenido el privilegio de poder visitar Groenlandia y por tanto experimentar las condiciones peculiares del clima ártico. No creo que sean tan extremas como las que te podrías encontrar tú si pasar por una tormenta (las temperaturas medias en verano son suaves, como indica el compañero YonnyMestampo), pero bueno, por si acaso. Disculpa si te parece escrito en un tono excesivamente simplón. Lo redacté para gente que apenas usa su cámara y que no ha visitado un país frío en su vida...

Post:

"Groenlandia y los paisajes helados ofrecen muchos enormes atractivos: glaciares, icebergs, el hielo eterno, perros y trineos, los expresivos rostros inuit, el silencio, el sonido del viento, la aventura… todos ellos con unas posibilidades fotográficas infinitas.

Para aprovechar bien la ocasión, es necesario reflexionar sobre lo que queremos y podemos ver allá y, una vez en el lugar, reaccionar ante las sopresas y elementos inesperados. Llevar un material fotográfico adecuado ayudará a sacarle el mayor partido posible al viaje, por lo que me he permitido enumerar algunos consejos prácticos y factores a tener en cuenta en una visita a Groenlandia (o cualquier otro lugar inhóspito):

1. El peso del material. Los largos desplazamientos, a menudo a pie, limitan de manera significativa la cantidad de material fotográfico que podemos llevar. Un equipo fotográfico completo puede llegar a pesar bastantes kilogramos a poco que nos descuidemos. Veamos un ejemplo de cuál sería el equipo que se llevaría un profesional: cámara réflex D700 – 995 g, angular 12-24mm f/2.8 – 969 g, zoom 24-70mm f/2.8- 900 g , zoom 70-200 mm f/2.8 – 1540 g , flash SB 900 – 530 g, trípode de fibra de carbono Manfrotto 190+ rótula – 1600 g, mochila Lowepro Minitrekker – 1160 g, varios filtros – 400 g, tarjetas de memoria – 100 g, 5 baterías EN-EL3A – 500 g, cargador de baterías – 200 g, disco duro portatil para volcado de fotos – 250 g, cargador del disco duro – 100 g, . Teniendo en cuenta además que todo profesional se lleva dos cuerpos de cámara (por si le falla uno) y que muy probablemente metería un 300 mm con duplicador, deberíamos añadir otros 800 g  + 1540 g, respectivamente. Haciendo la suma podréis ver que el total nos sale por 11.5 kg, lo que resulta muy duro de cargar a la espalda. (Nota: los datos técnicos han sido sacados de la web oficial de Nikon para cámaras y lentes y de otros proveedores de material).

2. Seguro y facturación de equipaje. No facturéis nunca ni la cámara ni los objetivos. El riesgo de que algo se rompa es demasiado alto. Por ello, las líneas aéreas están obligadas a permitiros llevar la cámara y lentes en cabina, así que si os habéis pasado en el peso del equipaje de cabina, siempre tenéis la opción de colgaros la cámara al cuello y meter los objetivos en el bolsillo de la chaqueta. No os podrán decir nada, y si se ponen pesados, solicitad la normativa de equipajes. Tened también en cuenta que vuestro material fotográfico no suele estar asegurado. Incluso los mejores seguros de viaje dejan de lado los equipos fotográficos, así que tened mucho cuidado con él. Existen algunos seguros para profesionales, pero son caros y difíciles de encontrar.

3. Trípode, rótula y cable disparador (o disparador remoto por infrarrojos). La mejor calidad de luz se obtiene al amanecer (hora dorada) y al atardecer (hora azul). En esos momentos suele ser aconsejable usar un trípode, para evitar la trepidación por culpa de las bajas velocidades de obturación que necesitaremos usar (típicamente más largas que 1/30 de segundo). Pero cuidado con la cámara puesta en el trípode: incluso la leve presión al apretar el disparador puede trepidar la imagen. Así pues, os recomiendo que uséis un (barato) cable disparador que evitará cualquier contacto físico con la cámara y permitirá disparar a una cierta distancia. De esa manera, el viento y la luz colándose por el visor de la cámara serán vuestros únicos enemigos. ¿Luz por el visor de la cámara? Pues sí, así es. Solemos tomar fotos mirando a través de él y tapándolo, por lo que el efecto no es apreciable. Pero cuando se dispara con el visor al descubierto, el fotómetro puede medir desde mal hasta muy mal y causarnos más de un quebradero de cabeza. Tenéis tres opciones: taparlo con la tapita que suele venir a tal efecto, poner alternativamente un poco de cinta adhesiva o disparar en manual (y de paso aprender a medir la luz a ojo).

4. Levantarse pronto y aprovechar el atardecer. Como ya dije antes, la mejor calidad de luz se da al amenecer y al atardecer. Existe la leyenda de que ningún editor de National Geographic admitirá una foto de paisaje que haya sido tomada fuera de esas franjas horarias. Así que madrugad lo suficiente para disfrutar fotográficamente de un buen amanecer y no os retiréis demasiado pronto, aunque se haya puesto el sol. Esa tenue luz y una larga exposición (segundos) darán lugar a verdaderos fotones. La luz directa del mediodía, por el contrario, es dura y bastante poco agradable a la vista. Hay una aplicación web llamada golden-hour que os permite calcular cuándo se dan las horas mágicas en cualquier lugar del mundo y fecha del año. Basta con meter los datos o seleccionar la localización en un mapa. También existen aplicaciones parecidas para los teléfonos móviles modernos (Sundroid para Android). Os animo a que reviséis esos datos antes de salir de viaje.

5. El frío. Revisad cuál es la temperatura óptima de funcionamiento de vuestra cámara y lentes. Por debajo de los cero grados os podéis encontrar con desagradables sorpresas, así que evitad que la cámara esté a muchos grados bajo cero durante mucho tiempo. Y si lo vais a hacer (porque no queda más remedio), retirad la batería (para que no se descargue) y guardadla en un lugar calentito, cerca del pecho o de las axilas, en bolsillos interiores (¡nunca exteriores!)

6. Bolsa o mochila. Lowepro, Tamrac y Kata ofrecen buenas mochilas a precios asequibles. Existe una enorme variedad de productos que se adaptan al volumen del equipo. La Lowepro Minitrekker es versátil y admite mucho equipo en un espacio reducido. Otras mochilas como la Kata 465 permiten llevar poco equipo fotográfico (cámara y un par de lentes) y algo de material convencional en compartimentos separados. Tamrac también tiene una gran variedad de mochilas duras y robustas. Si sois de los que se llevan el portátil a todas partes, también encontraréis mochilas con compartimento adicional para laptops (como la Minitrekker laptop).

7. Protección contra el polvo y lluvia. El polvo y agua/nieve son dos de los peores enemigos del material fotográfico. Al igual que para los humanos, existen capas de lluvia (desde 5 euros hasta 100 euros) para proteger el material fotográfico contra los chaparrones y el polvo acelerado por el viento.  También es aconsejable guardar todo el equipo que llevéis en el equipaje en bolsas de lona impermeables. El equipaje montado en un trineo puede calar cuando se funde la nieve sobre él. Hay bolsas estancas de varias marcas y tamaños (yo uso las aquastop lite Ferrino). Y siempre tendrés un socorrido y barato sustituto: las bolsas de basura (del tipo más resistente y preferiblemente sin perfumar).

9. Varias tarjetas de memoria. No te quedes sin “película digital” a mitad de camino. El coste de una tarjeta SD de 16 Gbytes es de unos 20-40 euros (mirad en Mymemory, que tiene buenos precios y ofertas y os manda todo por correo en una semana). Si lo comparáis con el precio del viaje, llegaréis a la conclusión de que no merece la pena ser tacaño cuando el peligro es no poder hacer la foto que uno quiso por falta de espacio en la tarjeta. Si además queréis ser precavidos, por unos 200 euros tenéis discos duros portátiles (de 200 Gbytes) que os permitirán volcar el contenido de una tarjeta en cuestión de minutos. Todos llevan batería propia y ranuras para conectar las tarjetas, y los más caros (500 euros) permiten visualizar las fotos en una pequeña pantalla que llevan incorporada.

10. Las baterías. Llévate varias/muchas porque  en medio del Inlandsis no es fácil encontrar un enchufe, salvo que alguien lleve un cargador solar (poco útil en el oscuro inverno polar) o un grupo electrógeno (como parte del equipo del organizador de la expedición). Además, las baterías se descargan a una velocidad pasmosa con el frío. Yo suelo llevarme 4 o 5 para un viaje de 15 días y las guardo siempre pegadas al cuerpo, en el bolsillo interior del forro, para que estén por encima de los cero grados. Una noche en la mochila, fuera de la tienda, y ya puedes despedirte de hacer fotos.

11. Polarizador y filtros de densidad neutra (graduados y no graduados). Las lentes siempre deben ir protegidas por filtros Ultravioleta/cristal para que en caso de que salte una piedrecita, el daño se lo lleve el filtro y no la lente. Pero esa no es la única función. Existen infinidad de filtros para modificar la imagen. Entre los más útiles se encuentran en polarizador y los filtros de densidad neutra. El polarizador es un “filtro” que permite eliminar brillos y luz reflejada, dando más contraste a la imagen. Está formado por dos elementos y se gradúa al girar uno sobre el otro.  Los filtros de densidad neutra (los hay de varias opacidades) sirven para reducir la luz que le entra a la cámara, mejorar el contraste  y evitar que se quemen las fotos. En un día muy soleado y rodeado de nieve, es posible que al abrir completamente el diafragma no tengáis velocidad de obturación suficiente y la foto salga sobreexpuesta. Podéis hacer dos cosas: cerrar el diafragma o colocoar un filtro de densidad neutra (en vez del ultravioleta) que reduzca la intensidad de la luz. Si el filtro es muy opaco, incluso os permitirá hacer fotos de larga exposición (segundos) a pleno día.

12. Kit de limpieza. Aunque la intemperie no sea el mejor lugar para limpiar a fondo una cámara, no os dejéis un paño limpio especial para la limpieza de lentes y una pera de aire para quitar el polvo. Si tenéis que meterle mano a un objetivo para quitarle suciedad, hacedlo en el interior de la tienda de campaña o en un lugar muy protegido del viento. Al desmontar los objetivos de la cámara, no dejéis a ésta abierta mucho tiempo. El polvo que le entre permanecerá dentro y acabará depositándose en el sensor, creando desagradables motas de polvo en la imagen. Ni se os ocurra limpiar el sensor en medio del viaje. Las motas son fáciles de quitar por software de revelado y el riesgo de dejar al sensor peor de lo que estaba (o romperlo) es muy alto.

13. Manual de la cámara (o versión reducida del mismo). No es aconsejable viajar con una cámara que uno acaba de comprar. El desconocimiento de sus funciones le puede jugar a uno muy malas pasadas. Sin embargo, incluso aunque la tengamos bien controlada, conviene llevarse el manual para poder habilitar o deshabilitar aquella función a la que nunca prestamos atención y que, de repente, se vuelve crítica. Imaginaos un encuentro con un zorro ártico en el campamento. Muy despacio sacáis la cámara, encuadráis al cánido y al apretar el botón de enfoque, suena ese característico pipip que pone en guardia al zorro y lo espanta de forma irremediable. Pregunta: ¿cómo narices se deshabilita el pipip de la cámara? Respuesta: mira en el manual a 6000 kms de distancia (Nota: yo lo llevo siempre apagado porque es un ruido molesto e inútil).

14. Respeto hacia las personas retratadas. Una retrato no deja de ser un acto invasivo en la vida de otro, por lo que siempre debería hacerse con el mayor de los respetos y la mejor de las intenciones, sin menoscabo de la dignidad que todo ser humano tiene. Uno debe ser especialmente cuidadoso a la hora de retratar niños. Lo correcto es pedir autorización a la persona que uno quiere retratar, salvo que se esté haciendo un reportaje urbano, en cuyo caso el objetivo no es la persona en sí y dejaría de ser un retrato. Hacerlo con una sonrisa y un poco de conversación previa le abre a uno muchísimas puertas, a la par que relaja al sujeto y crea un valioso vínculo de confianza con el fotógrafo. No es costumbre ni conveniente pagar por una foto (de uso privado), porque se crea una barrera comercial y se rompe la magia del encuentro. Sin embargo, se puede ofrecer como alternativa al inmortalizado el envío posterior de copias de la foto. Hay fotógrafos que incluso llevan una pequeña impresora consigo y hacen copias in situ.

15. Buen ánimo. El poeta Fernando Pessoa escribió que “los viajes son los viajeros; lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”.  Así pues, mantened siempre el buen ánimo y el respeto hacia vuestros compañeros de travesía, para que la experiencia sea lo más placentera para todos. Vuestras fotos lo agradecerán. Recordad también que no todos comparten vuestra pasión por la fotografía, por lo que no es conveniente que retraséis mucho al resto del grupo por hacer esta o aquella foto. Y si eso es lo que más os atrae, siempre podréis apuntaros a un viaje fotográfico, planeado ex-profeso para maximizar el tiempo dedicado a la “caza de luz”  y con compañeros con la misma afición.

Tras estas reflexiones por escrito, llegamos a la pregunta final. ¿Qué equipo me llevo? El equipo mínimo indispensable para alguien que quiera hacer fotos con una cámara réflex en un viaje a tierras inhóspitas sería algo así como:

- La cámara y una versión reducida del manual.
- Paños especiales para limpiar la óptica.
- Un angular alrededor de los 20 mm para paisajes, un objetivo tipo 50 mm para retratos y un tele de 200 mm o más para hacer alguna toma lejana. Hay objetivos todoterreno como los Canon y Nikon 18-200 mm que cubren todo el rango. Tienen la ventaja de minimizar el peso, pero suelen tener peor calidad óptica que las focales fijas o zooms más cortos.
- Un trípode con rótula ligera. Si el peso es un gran problema, tenéis trípodes compactos estilo Gorillapod que permiten acoplar una cámara no demasiado pesada de manera estable.
- Un cable disparador.
- Baterías (con cargador) y tarjetas de memoria en abundancia.
- Mochila o bolsa de transporte y algunas cuantas bolsas de basura resistentes.
- Un polarizador adecuado al diámetro del objetivo que más uséis (normalmente uno que vaya entre 24 y 70 mm).
- Buen ánimo, ganas de disfrutar y alguna dosis de paciencia."

D300, 12-24 f/4, 24-70 f/2.8, 70-200 f/2.8, 18-200 DX VR, 50mm f/1.4, 85mm AFS f/1.8, Tamron 90 f/2.8, SB900+SB600, Manfrotto 190E + 468MGRC4

Desconectado ott

  • Junior
  • **
  • Mensajes: 30
    • Página personal
Re: Recomendaciones para un viaje al Ártico
« Respuesta #3 en: Agosto 20, 2012, 09:14:15 »
Y perdonad por el rollo si os parece excesivo, ¿eh?
Saludos...
D300, 12-24 f/4, 24-70 f/2.8, 70-200 f/2.8, 18-200 DX VR, 50mm f/1.4, 85mm AFS f/1.8, Tamron 90 f/2.8, SB900+SB600, Manfrotto 190E + 468MGRC4

Desconectado ALFREDOII

  • Experto
  • ****
  • Mensajes: 274
  • Observando.. para aprender y construir
    • alfrefotos.blogspot.es
Re: Recomendaciones para un viaje al Ártico
« Respuesta #4 en: Abril 28, 2013, 17:44:08 »
Muchas gracias a todos, por vuestros consejos, y disculpad la tardanza  :)

  Un Afectuoso Saludo

    Alfredo II